SER Y ESTAR COMO TU QUIERES SER Y ESTAR

SER Y ESTAR COMO TU QUIERES SER Y ESTAR

Ante un estado de Alarma

Llevamos una semana en “estado de alarma” la mayoría encerrados en casa cumpliendo con las ordenes que se nos han dado. Confinados atentos a las noticias, y adaptándonos a esta nueva vida.

Hace una semana. En realidad, para muchos un poco más, ya que el día 11 de marzo se cerraron los colegios y desde entonces supimos que algo gordo estaba llegando, con lo que muchas familias comenzaron a cerrar puertas.

En una semana habremos pasado ya por diferentes estados de ánimos, pero aún, un poco en estado de shock. Conscientes solo a ratos de la situación, desbordados con tantas noticias que solo hablan de lo mismo, y abrumados con tantas iniciativas de actividades para hacer en nuestras casas.

Impresionados por escuchar mensajes de militares, por ver al ejército en acción, por oír un mensaje institucional como si de un golpe de estado se tratara, por contar las decenas de muertos por centenas, porque jamás jamás hubiésemos podido imaginar que viviríamos algo así.

Quizá habíamos imaginado morir en un accidente de coche, haciendo submarinismo, en bicicleta, por un cáncer…y en los casos mas llamativos hemos sentido en la piel el terrorismo y nos hemos podido llegar a imaginar morir en un ataque yihadista, los que hemos viajado quizá hasta por coger la fiebre amarilla, o por ser secuestrados por guerrillas, pero por un virus? Por un diminuto virus de laboratorio…JAMAS. La realidad supera siempre a la ficción.

Quizá por eso, se han llenado las redes de actividades.

Es posible, que hasta aparezca la culpa porque aún no has tenido tiempo ni siquiera de acostumbrarte y no eres capaz de realizar todo lo que se te propone. Madre mía…en una semana, teníamos que hacer yoga, pilates, musculación, running en un suelo con aceite, papiroflexia, trabajo, reuniones, conference call, montar un parque en casa para los niños, jugar al pádel por la ventana, aprender un instrumento, leer, sacarte una carrera, ver mil películas, obras de teatro, series…estoy estresada.

Lo cierto, es que quizá eres de esas o de esos, que durante esta semana te has adaptado a tu nuevo trabajo: “teletrabajo”, has asumido que estás 24 horas al día al lado de tu pareja, que por mas que le quieras… madre mía que saturación!, tienes que cocinar y limpiar los baños, entretener a tus hijos, lograr que hagan los deberes, aparentar que estas suficientemente preocupada por la situación para que tus hijos maduren y sean responsables pero suficientemente alegre como para que no se preocupen en exceso, plantearte si con la nueva situación laboral vas a poder mantener la economía familiar, ver si hay comida en casa o tienes que salir a comprar, por supuesto comprobar si hay papel higiénico.

Posiblemente eres de esas personas que en una semana solo han tenido tiempo de sobrevivir.

Has tenido tiempo de llorar por tus padres que están solos en su casa, o por algún amigo que esta jodido por el virus, de pararte a hablar con tus amigos y darte cuenta de los que son importantes, has tenido tiempo para pensar y asustarte un poco por el futuro, por si algo falla, si caes enfermo, de pensar en tus hijos…posiblemente te has emocionado mas de una vez viendo todas las muestras de solidaridad tan maravillosas. Como molan los españoles. Cuando se entregan lo hacen con sangre roja y caliente. Algunos habréis recordado a vuestros abuelos, como yo, mi abuela siempre presente. Lo que hubiera sufrido si hubiera visto lo que estamos viviendo y el ejemplo que dieron sobreviviendo a una guerra. Hay que recordar su fortaleza.

Sabéis que, no es tiempo de culpas, ni de retos, ni de compararse, ni de dar lecciones. Es tiempo de Ser y Estar como uno quiere Ser y Estar.

Claro que hay miles de estudio sobre aspectos que nos pueden ayudar un poco más en estas situaciones, claro que hay hombres como en “La Vida de es bella” que son capaces de ser grandiosos en un campo de concentración…pero no nos podemos sentir culpables por no ser él.

El miedo, la ansiedad, la tristeza…son emociones humanas. Nos demuestran que estamos vivos. Que sentimos.

Cada uno somos como somos y reaccionamos a nuestro modo y a nuestro tiempo.

Quereros como sois. No os juzguéis.

El camino es largo y hay mucho recorrido que podremos hacer… Daros tiempo, cada uno el suyo.

Y según vayáis necesitando iréis avanzando…

Daros tiempo a sentir, a acercaros o alejaros, daros tiempo a conoceros y redescubriros, a reinventaros…

Daros tiempo para ir mirando al futuro y saber todo lo que nos queda por vivir.

En ese camino estamos. Medir vuestras fuerzas. Poco a poco, paso a paso. Respetar vuestros tiempos y vuestro espacio.

Y la próxima semana podremos dar un paso más…y si veo que no aguanto solo la ansiedad, la soledad, que ya no se cómo gestionar la situación con mis hijos, con mi pareja, que no encuentro las estrategias, que el miedo me puede…entonces no tengas miedo porque no estas solo. Somos muchos los que seguimos estando cerca para apoyaros. Para cuando uno lo necesite. Llama o escribe.

 

Voy a intentar estar cerca, voy a estar para aquellos que lo necesitáis. Claro que flaqueo como todos, y no todos los días tenemos las mismas fuerzas, ni las mismas ganas, pero ahora mi foco está en ti.

Si necesitas hablar, te escucho.

 

Sabina Pera

Dtra. apoyo psico educativo

www.todoape.es

sabina.pera@todoape.es

WhatsApp chat